Para impresionar a un empleador en este tipo de entrevistas, tienes que ser tan entusiasta y estar igual de preparado como se puede estar para una entrevista cara a cara.

 

Quizás pienses que durante este tipo de entrevista no tienes que preocuparte de cómo te veas y cómo te perciban, nada más lejos de la realidad, ya que una entrevista es todavía una entrevista, incluso si no estás frente al reclutador.  Las entrevistas iniciales vía teléfono son más comunes de lo que solían ser y su objetivo es evaluar si pasas a una entrevista presencial. Esta herramienta constituye una forma menos costosa de detectar candidatos en las etapas iniciales de una campaña de reclutamiento. El reclutador puede simplemente estar buscando respuestas inteligentes a algunas preguntas de ajuste acerca de los cargos y logros anteriores.

Que no te agarren, como se dice, fuera de base, las armas con que cuentas para diferenciarte es tu preparación y tu voz. Debido a que no puedes conocer con anticipación cuándo esperar la llamada, es fundamental no esperar para comenzar a prepararte para ella. Ten presente que tu objetivo es lograr la venta de tu marca personal, tus habilidades diferenciadoras, tu experiencia y valor agregado con cada palabra que dices.

Si al momento de la llamada no eres capaz de proporcionarte a ti mismo un ambiente controlado y callado, es mejor que pactes la llamada para otra oportunidad de ser posible, tantea al entrevistador y explora dicha posibilidad. Controlar el ambiente al momento de contestar la llamada es fundamental para poder estar organizado y asegurarte de no ser interrumpido. También mantén una copia de tu CV en tu dispositivo y toda la información adicional pertinente que puedas necesitar. Es imprescindible estar preparado, ya que si suenas confundido, desorganizado o disperso puede que no tengas una segunda oportunidad.

Antes de responder a estas entrevista, y como siempre te digo, debes haber hecho la tarea y tener información acerca del empleador y el cargo. Piensa las respuestas que pudieras dar a las preguntas, en particular con respecto a las preguntas basadas en las cualificaciones y competencias. Realiza tu investigación, preparar algunas preguntas que puedas realizar como si estuvieras en la entrevista presencial. Las respuestas demasiado cortas como si y no, no animaran al entrevistador a seguir adelante, pero tampoco es un incentivo extenderse demasiado, se conciso, practica las posible respuestas, aprende a escuchar antes de contestar, no se trata de lo que tú quieres decir sino de lo que el otro quiere escuchar.

Muy importante es que sonrías mientras hablas por teléfono, créelo o no, eso se percibe, sonreír hará que te perciban más relajado, seguro y asertivo. Concentrate en tu lenguaje y tono de voz, hablar con claridad, mantenerse positivo, y el uso de un lenguaje positivo te será de ayuda.

Te en cuenta que el tiempo durante una entrevista telefónica tiende a ser más limitado, por lo que es una buena idea preguntar al comienzo, si no antes de la entrevista, sobre el proceso para que sepas qué esperar, ya que el mismo proceso marca que este tipo de comunicación sea menos espontánea y flexible y lo más seguro es que el entrevistador tenga un guion con las preguntas; de tal manera que mientras que tú puedes sentirte ansioso, el entrevistador por otra parte tiene claro toda la información que necesita saber acerca de ti y seguirá adelante hasta conseguirla.

Lo complicado de este tipo de entrevistas es que es más difícil enganchar al entrevistador en una conversación bidireccional, y cuando no se consigue el feedback generado por el lenguaje corporal, lo mejor que puedes hacer es realizar preguntas como "eso es lo que necesita saber" o "Quieres que proporcione mayores detalles?"

Debes tener en cuenta igualmente, el sonar entusiasta, mantener un ritmo, tomarte tu tiempo para pensar las respuestas, escuchar con atención y si no entiendes por completo pide una aclaración, no te muestres nervioso por preguntas que parecen irrelevantes o demasiado específicas, y recuerda que el entrevistador puede necesitar algún tiempo para tomar notas entre las preguntas, así que no te preocupes indebidamente por silencios cortos, se paciente.

No cuelgues sin preguntar por el siguiente paso y por la información de contacto. Si una entrevista en persona no está prevista al final de la llamada, averigua cuándo puedes hacer un seguimiento con el empleador. Asegúrate de tener los datos de correo electrónico del entrevistador de manera que después de que termine la entrevista puedas escribir una nota de agradecimiento, a fin de reiterar tu interés en el cargo y destacar los puntos principales tratados y lo que crees que puedes aportar tanto para el cargo como para la empresa.

Recuerda, no deje la entrevista telefónica a la casualidad, prepárate para alcanzar tus metas!

Como siempre…éxito y feliz día =)

Fuente: Patricia Villoria