Cuando Google en enero de 2015 dejó de vender sus gafas Google Glass, la decisión fue interpretada como el fin del proyecto. Sin embargo, la empresa ha demostrado que este no es el caso, con un anuncio de su división X, sobre la nueva Enterprise Edition de Google Glass.

Las gafas de realidad aumentada han sido mejoradas y adaptadas en el marco de un programa especial para clientes, mediante el cual los empleados de más de 50 empresas han comenzado a usar las gafas para cumplir diversas tareas. Entre las empresas participantes figuran DHL, Opel, Volkswagen, Samsung, Boeing y GE Aviation.

Jay Kothari, el director del proyecto Glass en X, escribe en el blog de la empresa que la versión empresarial de las gafas estará a disposición de las empresas interesadas mediante una serie de asociados que los ofrecen como parte de soluciones especializadas de software. Como ejemplo, Kothari cita el caso de GE Aviation, empresa dedicada al ensamblaje y reparación de motores para la industria aeronáutica. Esta empresa utiliza las gafas para presentar al operario instrucciones y procedimientos de ensamblaje mediante ilustraciones, animaciones y vídeos, que son presentadas en el campo visual del empleado.

Por su parte, GE Aviation explica que la utilización de las gafas no sólo ha incrementado la eficacia de sus técnicos, que de esta forma no deben interrumpir su trabajo para estudiar documentación o consultar procedimientos, lo que sería el caso al utilizar una computadora corriente, o un legajo de papeles.

La empresa indica además que el margen de errores durante procesos de ensamblaje y reparación se ha reducido considerablemente después de que los técnicos comenzaron a utilizar Google Glass. Las gafas utilizadas por los técnicos de GE Aviation están equipadas del software Skylight, de la empresa Upskill, al que está se refiere como “realidad industrial aumentada”.

Mejoras en el hardware

Los prototipos de Google Glass comercializados hasta 2015 estaban dirigidos al segmento consumidores, y fueron criticados por la potencial amenaza que representaban para la privacidad de las personas. Indudablemente, en un entorno industrial este factor pierde relevancia.

En el transcurso de los últimos dos años, la división X de Google ha cooperado con una serie de asociados para el desarrollo de software para Glass. El trabajo se ha concentrado en áreas como producción, logística, servicios en terreno y salud, donde es especialmente valioso poder tener acceso a la información sin que sea necesario desviar la atención o dejar de lado lo que se tiene entre manos. Según la empresa, en el período también se ha mejorado considerablemente el hardware, en particular la capacidad de cálculo y el rendimiento de la batería.

Fuente: DiarioTI